El Libro del mes

Esta actividad, organizada por la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque, tiene la finalidad de difundir y poner en valor el excepcional fondo bibliográfico y de manuscritos que custodia. De acuerdo con este propósito, y con carácter mensual, se insertará en esta página web un comentario divulgativo sobre alguno de los libros que, atendiendo a su contenido, a las singulares características de su edición y a su rareza, pueda contribuir a acercar y conocer mejor la riqueza de esta Biblioteca, en la que tienen cabida las más diversas ramas y ámbitos del conocimiento.

Junio de 2020.

INCA GARCILASO DE LA VEGA, Comentarios Reales. 

La especial relevancia que adquiere en la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque la producción literaria del Inca Garcilaso de la Vega, así como la estrecha vinculación del autor con Montilla, nos impulsa a que, nuevamente, seleccionemos uno de sus libros para dar comienzo el mes de junio. En esta ocasión la obra elegida es la conocida como Comentarios Reales, cuyo extraordinario texto ha contribuido decididamente a inmortalizar y convertir en símbolo la figura de este insigne escritor.

Inca Garcilaso de la Vega (Cuzco, 1539-Córdoba, 1616).

Primera parte de los Commentarios reales que tratan del origen de los Yncas, Reyes que fueron del Peru, de su idolatria, leyes, y  govierno en paz y en guerra: de sus vidas y conquistas, y de todo lo que fue aquel Imperio y su Republica, antes que los Españoles passaran a el/ escritos por el Ynca Garcilaso de la Vega, natural del Cozco, y capitán de su Magestad.

En Lisboa: en la Officina de Pedro Crasbeeck, 1609.

 [10], 264 h., [1] h. de grab.; Fol.

R: 15.213.

Cuando Gómez Suárez de Figueroa finalizó la traducción de los Diálogos de amor de León Hebreo, en 1586, en la portada hizo constar su autoría denominándose Garcilaso Inca de la Vega. Con este singular gesto manifestaba abiertamente su identidad mestiza al adoptar el nombre de su padre y agregar el apelativo de Inca. También confirma, evitando cualquier atisbo de disimulo, su procedencia peruana al considerarse «natural de la gran Ciudad del Cuzco». Hubo de persistir en la mente del prosista andino de manera insistente el recuerdo de las tierras americanas, donde vivió su infancia y años de juventud hasta que decidió venir a España hacia 1560.

Una vez forjada la personalidad de escritor humanista durante el tiempo que permaneció en Montilla, el Inca dará comienzo La Florida, publicada en 1605. La conquista del Nuevo Continente será desde este momento una constante en su obra, una evocación permanente que se dilatará a los tiempos que precedieron este trascendental momento histórico: el del imperio incaico ─el Tahuantinsuyo─, que protagonizaron sus egregios antecesores, y que su madre, la princesa Isabel Chimpu Occllo, le inculcó como algo maravilloso que le pertenecía por derecho propio. Sus costumbres y hechos legendarios, sus coloridos ritos ancestrales y los dioses que adoraban antes de la llegada de los castellanos, la diversidad de sus pobladores y la monumentalidad de sus grandiosas construcciones; todo ello hubo de fascinar profundamente al autor mestizo, cuyo sentimiento fue acrecentándose en su interior, aún más, con el paso de los años.

La recreación del pasado incaico dará contenido a la primera parte de los Comentarios Reales, obra de madurez en la que el Inca Garcilaso vuelca pormenorizadamente todos los recuerdos mencionados que permanecían vivos en su memoria, que son utilizados como exaltación de sus orígenes y cultura peruanos. Donde la narración de precisos datos históricos se imbrica hábilmente con pintorescos elementos de ficción que nos transportan a un lugar idílico, en el que se percibe una admirable civilización que ─deudora de su ideal de utopía renacentista adquirido de la lectura de autores clásicos─, ha sido magnificada través de una visión concedida por el pensamiento neoplatónico de perfección absoluta. Es precisamente esta personal interpretación del imperio incario, en la que no se distingue la línea que separa la realidad con la leyenda, y en la que rezuma intensamente la doble vertiente cultural americana y europea de su autor, lo que concede a los Comentarios Reales una superioridad literaria que, pese a las correcciones insinuadas por metódicos historiadores, hacen de su texto una obra maestra de la literatura hispanoamericana.

La primera parte de los Comentarios Reales la redactó el Inca Garcilaso en Córdoba, donde residía desde 1591, confiando su primera impresión a Pedro Crasbeeck ─como hiciera con La Florida algunos años antes─, acreditado tipógrafo de origen flamenco que, asentado en Lisboa, ha sido considerado como uno de los precursores de la imprenta en Portugal. Al respecto, distintos autores sostienen que el hecho de aparecer sendas publicaciones en el taller de Crasbeeck pudiera deberse a quedar exentas del control de la censura del Consejo de Indias, aunque otros críticos opinan que ello respondería a la predilección que el Inca sentía hacia Lisboa, por ser el puerto por el que entró a Europa desde América. Otra razón se advierte en la circunstancia de que, por entonces, el territorio luso se encontraba integrado en los dominios de la Monarquía Hispánica. Tardó algunos años en ver la luz la edición príncipe, apareciendo finalmente en 1609, con dedicatoria a la princesa doña Catalina de Braganza, de quien esperaba su amparo y protección.

Los Comentarios Reales están estructurados en nueve libros, divididos a su vez por sus correspondientes capítulos, como se deja constancia en la tabla que aparece en las hojas preliminares. El desarrollo del texto impreso está cuidadosamente tratado a dos columnas, dando comienzo cada uno de los capítulos por una letra capital ornamentada. La identidad mestiza con la que el Inca Garcilaso se reafirma en esta obra queda, asimismo, manifestada en el escudo de armas que precede a la narración, ocupando la extensión de una hoja. Los elementos que componen el campo heráldico son una verdadera lección de entendimiento cultural, entroncando en completa armonía los linajes procedentes de sus parientes castellanos ─los Suárez de Figueroa y los Vargas─, con los propios de sus ilustres ancestros maternos incaicos, pertenecientes a los emperadores de la dinastía Túpac Yupanqui. Toda esta simbología que reúne la estirpe del Inca Garcilaso queda, en su conjunto, al amparo de la divisa personal «con la espada y con la pluma», aludiendo a su doble condición de capitán y de escritor.

Aunque los Comentarios Reales se destinaron, primordialmente, a un público intelectual español, esta obra pronto adquirió una importante difusión, siendo referencia para otros autores. Sobre este particular sabemos que, hacia 1612, salió de Sevilla un lote que contenía algunos ejemplares con destino al puerto del virreinato peruano de Callao, realidad que manifiesta la incipiente fama que por entonces estaba adquiriendo el Inca por aquellas latitudes entre la sociedad colonial.

Uno de los ejemplares que surgieron de las prensas de Pedro Crasbeeck en 1609, encuadernado en pergamino, se custodia en la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque, además de otro volumen que, esta vez editado en España, se imprimió en 1723 en el taller madrileño de Nicolás Rodríguez Franco. Su lectura nos brinda una gran oportunidad para apreciar, a través de la palabra del Inca Garcilaso, el inmenso valor que supone el entendimiento cultural entre las civilizaciones.

Elena Bellido Vela

REFERENCIAS CONSULTADAS EN LA FUNDACIÓN BIBLIOTECA MANUEL RUIZ LUQUE

  • COX, C. M., Utopía y realidad en el Inca Garcilaso. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1965.
  • INCA GARCILASO DE LA VEGA, Comentarios reales. Lisboa: Pedro Crasbeeck, 1609.
  • INCA GARCILASO DE LA VEGA, Comentarios reales. Madrid: Nicolás Rodríguez Franco, 1723.
  • LÓPEZ PARADA, E., ORTIZ CANSECO, M., FIRBAS, P., La Biblioteca del Inca Garcilaso de la Vega 1616-2016 [Cat. Exp. Biblioteca Nacional de España]. Madrid: Ministerio de Educación y Cultura, 2015.
  • MIRÓ QUESADA Y SOSA, A., El Inca Garcilaso. Madrid: Instituto de Cultura Hispánica, 1948.
  • PORRAS BARRENECHEA, R., El Inca Garcilaso en Montilla (1561-1614). Nuevos documentos hallados y publicados por Raúl Porras Barrenechea. Lima: Instituto de Historia. Edit. San Marcos, 1955.
  • TORRE Y DEL CERRO, J. DE LA, El Inca Garcilaso de la Vega. Nueva Documentación. Madrid: José Murillo, 1935.
  • VARGAS LLOSA, M., El Inca Garcilaso y la lengua general. Montilla: Bibliofilia Montillana, 1995.

23 de abril de 2020.

INCA GARCILASO DE LA VEGA, La Tradvzion del indio de los Tres Dialogos de Amor de Leon Hebreo.

Con la presente entrada, la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque se suma a la conmemoración del Día Internacional del Libro recordando a Gómez Suárez de Figueroa (Cuzco, 1539-Córdoba, 1616), el Inca Garcilaso, escritor que, según describió Mario Vargas Llosa, es «el más artista entre los cronistas de Indias… su palabra tan seductora y galana impregnaba todo lo que escribía de ese poder de sobornar al lector que sólo los grandes creadores infunden a sus ficciones». Motivos no faltan para dar inicio a este ciclo en el día 23 de abril, dedicándose al autor mestizo, coincidiendo con la fecha de su fallecimiento en 1616 y con la celebración del día de las Letras.

León Hebreo [Inca Garcilaso de la Vega, traductor]

La traduzión del indio de los tres Dialogos de amor/ de León Hebreo; hecha de italiano en español por Garcilasso Inga [sic] de la Vega natural de la gran Ciudad del Cuzco, cabeça de los Reynos y Prouincias del Piru; dirigidos a la Sacra Católica Real Magestad del Rey don Felipe nuestro señor.

En Madrid: en casa de Pedro Madrigal, 1590.

[12 h.], 313 f., [31 h]; 4º.

R: 15.523.

 

Cuando Gómez Suárez de Figueroa llega a Montilla hacia 1560, habiendo pasado su infancia y juventud en el Cusco, es acogido en la casa de su tío el capitán Alonso de Vargas. Comienza entonces una etapa que, aunque oscura e imprecisa, resulta determinante en su fértil trayectoria como traductor, escritor y cronista de Indias.

Es durante este preciso momento de su vida cuando, el joven andino, se sumerge de lleno en la biblioteca que su tío había reunido a lo largo del tiempo, concretamente en los años que prestó servicio al emperador Carlos V. Su paso por Italia, Francia, Flandes y Alemania permitieron al distinguido militar entrar en contacto directo con las corrientes culturales del Renacimiento, recogiendo el saber del momento en numerosos libros que terminaron en su casa de Montilla una vez retirado de la milicia. No cabe duda que este ingente capital cultural encauzó al futuro cronista a dejar de lado sus aspiraciones militares ―que hubieron de tentarle―, optando por dedicarse al estudio de los clásicos y autores italianos de pensamiento neoplatónico, que le influyeron profundamente en su formación humanista, aunque teniendo presente su educación incaica. También se decanta por la traducción, ya que su tío el capitán Alonso de Vargas podría haber sido su maestro de italiano para poder iniciarse en la lectura de obras escritas en la lengua de Dante. Estos conocimientos fueron complementados con las lecciones recibidas de los jesuitas de la localidad cordobesa, quienes lo instruyeron en estudios de teología y de textos hebreos.  

Con la formación aprehendida, el Inca Garcilaso fue forjando su identidad intelectual como hombre de talante renacentista. Es entonces, en esta incierta y decisiva etapa que permanece en Montilla, cuando cae entre sus manos un libro escrito en italiano, Dialoghi d´Amore, siendo su autor Judá Abravanel (ca. 1465-1521), conocido como León Hebreo. Esta obra fue redactada en los albores del siglo XVI, aunque hubo de esperar hasta el año de 1535 para que fuese impresa por vez primera en Roma. El escritor judío pretendió con su libro, como hizo Platón, poner el amor como pedagogía del bien, de la belleza y, consiguientemente de la civilización, aspecto que cautivó al intelectual mestizo. 

La traducción que el Inca Garcilaso realiza en los Diálogos de Amor es literal, cuidando minuciosamente las palabras y captando el sentido del texto original en su plenitud. Contribuye, por su parte, a añadir apostillas marginales ―a modo de títulos temáticos― que le habrían de ser muy útiles al lector, así como unas tablas o índices al final de la obra manteniendo un orden alfabético. Hubo de ser, sin lugar a dudas, un gesto de valentía realizar esta pretenciosa traducción, porque ni el español ni el italiano fueron la lengua materna del Inca Garcilaso, sino el quechua. La Traducción de los tres Diálogos de Amor fue cuidadosamente impresa en Madrid, en 1590, por Pedro de Madrigal, quién se esmeró en grabar las iniciales del texto mostrando su destreza en el arte de la imprenta. Quiso nuestro autor dedicar su obra al rey Felipe II, quedando el escudo del monarca vistosamente xilografiado en la portada.

Aunque hubo otras dos traducciones editadas anteriormente en español, una fechada en 1568 y otra en 1582, fue la realizada por el Inca Garcilaso la que tuvo más aceptación. Toda una experiencia estética, un deleite leer la traducción de los Diálogos de amor que escribiera León Hebreo y tradujera el Inca Garcilaso durante los años que vivió en Montilla. Un ejemplar original de la edición que Pedro de Madrigal imprimió en 1590 puede ser consultado en la Fundación Biblioteca Manuel Ruiz Luque.

Elena Bellido Vela

 

REFERENCIAS

  • INCA GARCILASO (trad.), Diálogos de amor de León Hebreo. Introducción y notas por Miguel Burgos [Ed. facsímil de la edición de Madrid, Pedro de Madrigal, 1590, en F.B.M.R.L.]. Sevilla: Padilla Libros, 1989.
  • LÓPEZ PARADA, E., ORTIZ CANSECO, M., FIRBAS, P., “La biblioteca del Inca Garcilaso de la Vega”, en La Biblioteca del Inca Garcilaso de la Vega 1616-2016 [Cat. Exp. Biblioteca Nacional de España]. Madrid: Ministerio de Educación y Cultura, 2015.
  • SORIA OLMEDO, A., “Los Diálogos de Amor de León Hebreo: una edición reciente”, en Ínsula: revista de letra y ciencias humanas, nº 487, 1987.
  • VARGAS LLOSA, M., El Inca Garcilaso y la lengua general. Montilla: Bibliofilia Montillana, 1995.